viernes, 15 de abril de 2016

La saponificación, muertos convertidos en jabón

Mujer de jabón, exhibida en el museo Müller de Filadelfia
Siendo niño escuche que se habían encontrado difuntos que se habían convertido en jabón, hasta fechas recientes creía que se traba de un de una leyenda urbana, pero resulta que no es así.  Hay un proceso que en ciertas condiciones puede ocurrir tras la muerte y se llama “saponificación”.

En la pagina destinada a la medicina legal dice:

SAPONIFICACIÓN: También llamado adipocira, es un fenómeno transformativo que consiste en la formación de una capa de grasa que rodea las partes óseas de las extremidades y el tronco que posteriormente se deseca, dando lugar a una capa de color gris blanquecino. Es una sustancia untuosa al tacto, viscosa, que microscopicamente no presenta trazas de estructura organizada y es soluble en alcohol.

  • Es más frecuente en niños, obesos y en algunas intoxicaciones alcohólicas.
  • Ambiente: aguas estancadas, suelos arcillosos y húmedos.
  • Puede ser parcial o total.

En una página de detectives al dar su visión de los procesos de conservación de cuerpos incorruptos se dice lo siguiente:

La saponificación es un proceso de transformación del cadáver, que consiste en el cambio químico que presenta la grasa corporal al convertirse, por hidrólisis (alteración de una sustancia química por el agua), en un compuesto céreo similar al jabón. Se forma una coraza grasa, untuosa y viscosa en estado húmedo, pero que después de haberse secado al aire adquiere consistencia dura, granulosa, de color gris blanquecino. Es producto de la descomposición de cadáveres sumergidos en agua o sepultados en terreno húmedo.

La saponificación del cadáver tiene lugar desde el exterior al interior, rodeando el tronco y el esqueleto en las extremidades. La saponificación en la mayoría de las ocasiones suele ser parcial e irregular.

El proceso de saponificación comienza en las partes del cuerpo que contienen mayor cantidad de grasa, las primeras en transformarse en adipocira. Paulatinamente, va extendiéndose la sustancia grasa por el resto del cuerpo. En cambio, los órganos internos apenas sufren esta transformación, por lo que en ellos la putrefacción siguen su evolución.

Según algunos autores se requieren de 3 a 12 meses para la formación de adipocira, pero el proceso puede ocurrir en pocas semanas. 

Condiciones para la saponificación

Desde el punto de vista ambiental, las condiciones que favorecen la saponificación son la humedad y el obstáculo al acceso de aire, mientras que, desde el punto de vista individual, lo esencial es la existencia de grasa en el cadáver.

En alguna ocasión ha posibilitado la identificación del cadáver y la determinación de la causa de la muerte, sobre todo en estrangulamientos, heridas por arma blanca o de fuego, etc.

Fuentes: Top Secret
               Medicina legal al día

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No dudes en dejar tu opinión. Siempre se puede aprender más y corregir errores gracias a quien lee este blog.