viernes, 8 de abril de 2016

Leyendas urbanas sobre la incineración

La incineración ha generado leyendas
En más de una ocasión he escuchado leyendas urbanas sobre la muerte. Algunas pueden tener su “razón de ser” pues desconozco que hay de cierto en ello y se asegura que los cadáveres en el horno crematorio llegan a chillar, levantarse, “bailar”, darse cabezazos etc., etc., etc.  Incluso se les da el gracioso nombre de “la danza de la abuelita”

A esos fenómenos se les da una explicación científica, que dice que el cuerpo al ser incinerado sufre varios efectos de la misma manera que si encendemos un papel plano se tiende a levantar o una simple cerilla al arder se retuerce, los gritos se explican porque al pasar por las cavidades de la garganta el aire caliente de la incineración el cuerpo “grita” pero nada que ver con algo sobrenatural.

También hay quien afirma que hay un porcentaje de incinerados vivos.

Veamos que dice una página de internet  que se dedica a este tipo de temas

Cuando, sin miramientos, el cuerpo es arrastrado con los bastones y arrojado, cual un pollo al interior del horno, se baja su tapa, de hierro colado y por medio de 3 roscas se aseguro (Mucha seguridad para algo que no puede escapar.) Cuando esto está listo se encienden los mecheros y cuando estos ya están siseando, se les pregunta a los deudos si alguno quiere presenciar la "Reducción".

Generalmente nadie acepta. Como mucha gente presenció este método nació un dicho en el ambiente de los cementerios: "La Danza de la Abuelita". La Sabiduría Popular inventó esto pues (Yo tuve la mala suerte de presenciarlo.) el cuerpo cuando recibe el impacto brusco de los cañones de fuego se contrae y comienza a contorsionarse como un bailarín demente o un amante.

Esto sumado a que el pelo desaparece, la piel se ampolla, la boca (Y los párpados.) se contrae sobre la dentadura con una risa sardónica y el muerto golpea contra los ladrillos, desnudo en un streap-tease repentino, hace que todos estos fenómenos naturales se asemejen a una danza, "La Danza de la Abuelita".

Presenciar esto se paga con una impronta perpetua en la memoria, con muchas noches sin dormir y, a veces con el desequilibrio. Algún tiempo después, cuando ya los deudos están firmando cláusulas, el cuerpo carbonizado se retira y con un gran palo de amasar de caucho ("El rompe-muertos") se aplastan aquellos carbones biológicos hasta "reducirlos" a algo parecido a cenizas. Estas son barridas sin miramientos a un gran corral donde descansan 300 kilos de cenizas.

Con una pala se llenan las costosas urnas para los parientes; las cenizas están mezcladas como las almas. (Por revelar esto me comí un juicio.); nadie recibe las cenizas de sus deudos, nadie. Si no fijarse que jamás se reciben cenizas tibias, siempre frías, que son las que están más abajo. Todo este Show del "Mortician Bussines" ya lo había publicado hacía casi una década. Pero ahora la idea era: ¿Alguien despertó alguna vez en el horno?

La Directora de Cementerios era una cuasi-adolescente muy hermosa. Estábamos en el principio de la Democracia y era común que los puestos destacados estuvieran ocupados por ex-modelos y actrices.

El Nuevo Gobierno tenía buen gusto, por lo menos.

Entre mohines y caídas de ojos la bella me dijo.

----"Hacé lo que quieras, ¿para la revista "Perfil"?....por favor, ¡cualquier cosa que necesites!"

Hasta se ofendió cuando le ofrecí dinero, no cuando, días después le obsequié una pulsera de oro 18 quilates.

La puerta estaba abierta. Me dirigí al siniestro edificio (1909) que se alzaba en el medio del Cementerio de la Chacarita, donde alguna vez dormiremos nuestro Sueño Eterno las gentes de Clase Media. El General Perón, por ejemplo, eligió descansar allí (Eva Perón, su compañera, en cambio, está en el exclusivo Cementerio de La Recoleta.)junto Al Pueblo. Conocía el Mecanismo y el Método de aquel lugar. Solo quería hablar con el Capataz. El torvo hombre, de una gordura gigantesca, indino y con una gorra gris me encaró, con aspecto de "Pocos Amigos".

Me expliqué.

----"Mire señor, estudio los fenómenos de La Muerte. Sé lo que sucede en una cremación. Sé que el cadáver se mueve y, que en ocasiones grita, debido al aire acumulado en sus pulmones....le dicen..."

----"El Pedo"----me interrumpió.

----"Si Señor"------"Llámeme Barrantes"----me dijo y nos relajamos.

----"Si, gracias....si, es como un flato que sale por la boca......pero no son palabras, ¿no?"

----"No....es como un grito"

----"Bueno, justamente, lo que yo busco...je, je, son palabras...."

----"Como palabras"----De nuevo la tensión.

----"Si, mi curiosidad es saber, si "alguna vez, alguien" emitió....palabras, desde adentro..."

----"......."

----"Si, vea, existe una particularidad del cuerpo, que se llama "Catalepsia"...usted lo sabe"

----"......"

----"Y al existir esto, yo imaginé que alguien debe haber despertado aquí....en el horno."

----"Pero eso es muy comprometido....usted tiene mucha imaginación...."

----"Sé que pasó "alguna vez".

-----"......"

-----" Es más, señor Barrantes, yo le prometo, le doy mi palabra de honor...."

Aquí le tomé las manos depositándole 300 dólares en sus palmas.

-----"....Que diré que esto sucedió en Bolivia, no aquí, en La Chacarita...."

Luego de la correspondiente transición donde con cara de Sota el Capataz guardó su dinero en el bolsillo dijo con voz muy baja:

-----"Y.....sí, a veces se escuchan puteadas....."

-----"¿Como puteadas?"

-----".....Sí, imagínese....una vez que ponemos el cuerpo, ajustamos los cerrojos y mandamos el fuego es muy difícil volver atrás; se tarda como 15 minutos en parar la llamarada."

-----"......."

-----"Entonces, si.....a veces se escucha----"Hijos de putaaaaaaaa.....saquenmé de aquíiiiiiiiii......me quemo....socorrooooooooooooo!!!!!!!!!!!".

-----"¡¡Es....alguien que está vivo!!"

-----"Y...sí....tiene eso que usted dice....siempre pasó....."

-----"Y.... ¿ustedes no pueden?.....no hacen nada....."

-----"Y qué vamos a hacer, señor....le dije....es muy difícil parar todo...nunca lo rescataríamos vivo."

Pese a mi faz amable sentí que los pelitos de la nuca se me erizaban.

-----"Y....que hacen entonces....."

-----"Nos sacamos la gorra y rezamos un Padre Nuestro...."

No quería hacer esta pregunta pero era menester, para terminar la nota.

-----"Y..... ¿Pasa a menudo?"

------"Y.....5,6 veces por mes." Cinco o Seis veces por mes un pariente nuestro era quemado vivo!!!!!!!!!!. Y no existen Estadísticas de esto.

Se calcula que hay unos 3 millones de argentinos tienen "Fobialepsia", una fobia a la Catalepsia, otros ni la conocen; tienen suerte.
Esa tarde nació otro fóbico más.

Sé que este texto es aterrador, pero para tranquilizar voy a decir una cosa que sí que es cierta, los muertos, se les sella la garganta y fosas nasales por lo tanto es imposible llegar vivo a ese proceso. Dejo este fragmento que lo confirma.

Tratamiento estético

«Lo primero es comprobar que toda la documentación está en orden: el certificado de defunción, las causas del fallecimiento y si tiene alguna enfermedad por la que haya que tomar precauciones extra a la hora de manipular el cadáver», cuenta. El tratamiento estético empieza por asear a la persona (lavarle la cara, las manos) y tapar los orificios con algodón: oídos, fosas nasales y garganta para que no aparezcan olores ni fluidos. Esto solo puede realizarse pasadas 24 horas desde la muerte. «Así lo indica la ley, sanidad mortuoria. Yo no estoy muy de acuerdo, a las 24 horas casi es cuando se le entierra. Se supone que es por si la persona está viva», explica Donaire.

Si es hombre, el siguiente paso es afeitarle. «¿Siempre? ¿Incluso si en vida era una persona con barba?». «No», responde el tanatopractor, «se suele preguntar a los familiares si quieren, depende de si es 'barba hospitalaria' o no». Luego, se le da forma a la cara: se cose la boca por dentro o se pone un cartón para que la mandíbula se mantenga recta, y se introduce algodón para que los pómulos sobresalgan. «Mi idea es utilizar el menor número de técnicas invasivas», asegura.”

Fuentes: Escalofrio
               Gonzoo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No dudes en dejar tu opinión. Siempre se puede aprender más y corregir errores gracias a quien lee este blog.