sábado, 21 de mayo de 2016

El Google de antes de existir Google estaba en las bibliotecas

Tarjeta donde se pregunta por el arma que disparo a Kennedy
El ser humano del siglo XXI se ha (mal)acostumbrado a usar Google para cualquier cosa. Ya no se trata solo de ver qué tiempo va a hacer mañana o en qué restaurantes se puede comer en esa ciudad que vamos a visitar. Lo usamos prácticamente para todo. Incluso para tratar de responder a las preguntas más absurdas o peregrinas. No es que no nos hayamos hecho siempre este tipo de preguntas, pero ahora con Google es más fácil tratar de responderlas y más fácil averiguar cuáles son esas preguntas. Basta con poner en el buscador un signo de interrogación «¿» seguido de una letra cualquiera para maravillarnos con el pozo sin fondo de la curiosidad humana.

Ahora bien, como ya he dicho, no es nada nuevo. El ser humano siempre se ha hecho este tipo de preguntas. Una confirmación de este hecho es el hallazgo realizado recientemente en la Biblioteca Pública de Nueva York. El descubrimiento en cuestión es una caja con preguntas rocambolescas de esas que le hacemos a Google cuando nadie nos mira, pero pertenecientes a una época comprendida entre1940 y 1980. Los usuarios de la biblioteca escribían sus insólitas dudas en tarjetas para que los bibliotecarios pudieran buscar las respuestas en los libros, como se ha venido haciendo toda la vida. Algo así como el Google antes de Google en versión bibliotecaria. Al fin y al cabo, como dijo Neil Gaiman en una ocasión, en una búsqueda «Google puede darte 100.000 respuestas, pero un bibliotecario puede darte la respuesta correcta». Eso sí, no te esperes la inmediatez del todopoderoso Google: hay tarjetas que entraron en la caja en la década de los 40 y no se respondieron hasta los 70.

Lo más curioso es que en la época de supremacía de Internet y de Google el programa Pregunte a la BPNY todavía sigue en activo. Cada mes reciben unas 1.700 preguntas a través del chat, del correo electrónico o del teléfono. Todo un reto para los incansables bibliotecarios ‒que ya no sabemos si se limitarán a los libros o si harán trampas alguna vez usando Google‒.

La Biblioteca Pública de Nueva York ha rescatado algunas de esas tarjetas y cada lunes publican algunas preguntas y algunas tarjetas en su cuenta de Instagram. A continuación recojo algunas de las preguntas más fabulosas y algunas de las no menos fabulosas tarjetas.

  • ¿Es posible mantener un pulpo en una casa particular?
  • Acabo de ver un ratón en la cocina. ¿Está bien usar DDT?
  • ¿Son Platón, Aristóteles y Sócrates la misma persona?
  • ¿Puede la Biblioteca Pública de Nueva York recomendar un buen falsificador?
  • ¿Dónde puedo alquilar un beagle para cazar?
  • ¿El arma con la que Oswald disparó al presidente Kennedy ha sido devuelta a la familia?
  • ¿Cuál es la vida útil de una pestaña?
  • ¿Tiene la Biblia derechos de autor?
  • ¿Qué porcentaje de todas las bañeras del mundo se encuentra en los EE.UU.?
  • ¿Qué significa cuando se es perseguido por un elefante en un sueño?
  • ¿Cuál es la diferencia entre el cerdo y la carne de cerdo?
  • ¿Pueden vomitar los ratones?

Fuente: La piedra de Sísifo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No dudes en dejar tu opinión. Siempre se puede aprender más y corregir errores gracias a quien lee este blog.