sábado, 8 de julio de 2017

El pañuelo festivo

Momento del chupinazo de San Fermín  (foto de wikipedia)
En estos días de San Fermín vemos que el pañuelo rojo que primero se ata en la muñeca pasa al cuello en cuanto suena el chupinazo para ser el símbolo más representativo de esta fiesta, aunque este símbolo está omnipresente en numerosas festividades peninsulares.

Si preguntas a algún pamplonica por el significado de su pañuelo te dirá que representa la sangre vertida por San Fermín otros te dirán que significa el voto de las 5 llagas que hace referencia a un supuesto milagro   que ocurrió en Pamplona y cuya historia es la siguiente:
Pamplona sufrió una epidemia de peste, otra más, en 1599. Al parecer, había llegado desde Santander con mayor virulencia que en otras ocasiones. Entre las medidas tomadas no faltaron las de tipo religioso. El Regimiento (Ayuntamiento) prometió solemnemente que la ciudad guardaría abstinencia las vísperas de San Sebastián (19 de enero) y San Fermín (6 de julio), y levantaría una ermita en honor de San Roque, patrón de los apestados. El obispo recibió la noticia de una revelación divina que aseguraba la protección de todos los sanos y la curación de todos los enfermos que colocaran en su pecho un sello con una representación de las Cinco Llagas de Jesucristo.

En 1660, el Ayuntamiento de la ciudad acordó introducir en el reverso de las insignias o medallas que llevasen en el futuro alcaldes y concejales la representación de las cinco llagas de Jesucristo, esmaltadas en color rojo, a modo de sangre, y por la orla la corona de espinas de color verde.

En agradecimiento, cada año se renueva el Voto mediante un solemne acto en el que los concejales, engalanados y portando el reverso de la medalla corporativa en el que figura el emblema de las llagas de Cristo.

Sin embargo el pañuelo festivo tiene una historia más amplia pues el de San Fermín es relativamente moderno pues su ausencia fue casi total hasta que empezó a popularizarse en los años 40 del siglo XX y por aquel entonces no todos  los pañuelos pamploneses eran de color rojo.

Hay pañuelos que se ponen de diferente manera como el madrileño traje de chulapo que se popularizaría en las zarzuelas de finales del siglo XIX.

¿Cual es el origen del uso de estos pañuelos?

Algunos dan un origen banal a este pañuelo como el que simplemente se usaba para evitar ensuciar el cuello de las camisas e incluso que había un pañuelo de “faena” que se usaba para secarse el sudor en el trabajo o hacer un hatillo para llevar la comida al campo y otro que usaban para la fiesta.

Sin embargo hay también motivos religiosos para el uso de este pañuelo pues la iglesia prohibía a los chicos y chicas darse la mano en el baile o simplemente tocarse. 

En el trabajo de Carlos A. Porro Fernández  titulado "El baile en Castilla y León. La rueda como formación habitual para el baile" se dice:
“Aunque el baile es suelto, en ocasiones y dependiendo de la costumbre de lugar y del grado de parentesco o relación entre las parejas, en los momentos en los que el tamboril ataca el redoble del paseo, hombre y mujer pueden pasar a enlazar su manos, cogerse del brazo, posar ella su mano izquierda en el hombro derecho del bailador, trabados de un pañuelo si la confianza era menor o simplemente sueltos, charlando.“

Las parejas solían llegar asidas por un pañuelo para no tocarse las manos. Los muchachos solían llevar un pañuelo expresamente para una muchacha que solían regalar al terminar la fiesta y si esta aceptaba era sinónimo de compromiso y se veía reforzado si la muchacha en cuestión bordaba las iniciales del muchacho y aparecía con ese pañuelo en el siguiente baile.

También solía quitarse el pañuelo a las chicas y lucirlo como indicación de que prefiere a esa chica a las demás.

Fuentes: "El baile en Castilla y León. La rueda como formación habitual para el baile" de Carlos A. Porro Fernández
              El País
              ABC Madrid
              Semana Santa Pamplona
              Diario vasco

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No dudes en dejar tu opinión. Siempre se puede aprender más y corregir errores gracias a quien lee este blog.