miércoles, 9 de agosto de 2017

La leyenda canibal de la plaza de Puerta de Moros

Azulejos mostrando el nombre de la plaza
La leyenda madrileña cuenta en numerosas publicaciones que en la plaza de Puerta de Moros (barrio de La Latina), al caer la luna se escuchaban misteriosos lamentos, aullidos y gritos que los ciudadanos atribuyeron al alma de un moro que murió allí al ser bautizado.

Intentaron quitar la maldición un grupo de cristianos colocando una cruz sobre la puerta. A los pocos días, residentes de la zona aseguraron haber visto pasar por la puerta tres espectros que decían el nombre de una persona a la que culpaban de su muerte.

Se descubrió que se trataba de un armenio que había asesinado a sus tres de sus cinco hijos para comérselos. El parricida confesó su delito y fue condenado a 200 azotes hasta morir. No llegó a sentir todos, ya que murió antes. Con él desaparecieron los lamentos en torno a la Puerta de Moros.

Antes de morir, la explicación que dió el condenado por sus actos fue, que tenía hambre.

Fuentes: ABC
                Un gato por Madrid

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No dudes en dejar tu opinión. Siempre se puede aprender más y corregir errores gracias a quien lee este blog.