viernes, 20 de octubre de 2017

El Papiro erótico de Turín, la primera revista pornográfica de la historia

Asi luce parte del papiro
En el siglo XIX, un obrero que hacía excavaciones en las áridas tierras de Deir el-Medina, un antiguo poblado de artesanos y obreros cerca del Valle de los Reyes, en la orilla occidental de Luxor, en la antigua Tebas, encontró una antiquísima vasija que contenía un objeto singular: un antiguo papiro egipcio que contenía una serie de 12 explícitas viñetas con representaciones sexuales, creado alrededor del reinado de Ramsés II (1279-1213 a.C.).

El milenario papiro, bautizado como el papiro erótico de Turín (ya que permanece en un museo de esa ciudad italiana), es un rollo de papiro de 2,59 metros de longitud y 25 cms. de ancho, cuyas escenas están dibujadas con trazos de color rojo o azul-negro, sin rayas de separación entre escenas y con algunas líneas de texto en escritura hierática.

El papiro, llamado por algunos investigadores “la primera revista para hombres del mundo”, está dividido en dos partes en formato horizontal: La parte superior, la más divulgada históricamente, está compuesta por ilustraciones de animales que narran distintas fábulas, aunque la más famosa y polémica es su parte inferior, donde se puede ver con todo lujo de detalles hasta 12 posturas sexuales de gran variedad en el interior del que se supone un prostíbulo egipcio, lugares que también eran conocidos como “casas de la cerveza”, ya que en estos disolutos y alegres sitios se solía servir a los clientes jarras de este milenaria bebida alcohólica.

La sección erótica del Papiro está compuesta, como se mencionó anteriormente, por 12 viñetas. En la viñeta central aparece una mujer yaciendo sobre una cama y debajo de ella un desfallecido hombre, y a partir de ella se despliegan tanto a izquierda como a derecha las restantes escenas eróticas, donde aparecen hombres de aspecto grotesco manteniendo relaciones sexuales con atractivas y bellas mujeres, que aparecen prácticamente desnudas y serían las prostitutas de una de estas “casas de la cerveza”.

En las viñetas aparecen también varios elementos asociados al erotismo, como la presencia de monos, ramas de convólvulo y la flor de loto que aparece sobre la cabeza de las mujeres (la flor de loto era un símbolo de fertilidad y, consumida, podía proporcionar sensaciones sicotrópicas, por lo que su consumo se ha relacionado con fiestas y rituales de alto componente sexual). En el papiro también destaca la presencia de una especie de sonajero denominado “sistro’”, instrumento relacionado con la diosa Hathor, diosa del amor, la música y la fiesta. Los investigadores también han destacado la presencia en algunas escenas de unos pequeños frascos que seguramente contuviesen algún tipo de lubricante natural, por lo que su aparición puede ser una pista para indicarnos una penetración anal.

En los márgenes del pergamino también han sobrevivido algunos fragmentos de textos, relacionados con expresiones de goce y lujuria. Es el caso de frases como esta:
-”… Ven detrás mío con tu amor, ¡Oh Sol, has encontrado mi corazón exaltado, ejercita mi deleite …”

La primera revista pornográfica de la historia

El papiro erótico de Turín causó polémica en la misma época de su descubrimiento. El egiptólogo francés Jean-François Champollion, famoso por descifrar la escritura jeroglífica gracias al estudio de la piedra Rosetta, cuando pudo estudiar el papiro a principios del siglo XIX, lo describió como “una imagen monstruosa, obscena, que me dio una impresión muy extraña acerca de la sabiduría y la compostura egipcia”.

La egiptóloga danesa Lise Manniche, entrevistada por el diario español “El Mundo”, aseguró que “el papiro es único. Algunas posturas sexuales son conocidas, aunque no demasiadas, pero no en este soporte sino en lascas de piedra caliza o como figurines. Contiene además fragmentos de las conversaciones del hombre y la mujer. La parte superior, la más divulgada y políticamente correcta, contiene ilustraciones de animales a modo de fábula. La inferior, en cambio, invita, según los expertos, a perderse por un burdel faraónico. O, dicho en su argot, por una “casa de la cerveza”. Y es que además del vicio carnal, salpicados por el pergamino aparecen placeres etílicos servidos en jarras. Todo dispuesto para un trago de éxtasis”.

Maniche agrega que “el propósito del papiro no está del todo claro. Como es una docena de escenas de coito diferentes, se podría pensar que se trata de un manual o quizás de alguien que ha encargado dibujar sus juergas. El pliego proviene de Deir el-Medina, cuya población masculina trabajaba en el Valle de los Reyes y podían estar lejos de casa hasta 10 días. Además, sabemos por otras fuentes que las actividades extra matrimoniales no eran inusuales en esta villa”.

El egiptólogo español José Miguel Serrano Delgado, por su parte, consultado por el mismo medio, asegura que “a la finalidad del papiro se le ha dado muchas vueltas. Lo cierto es que la sátira del documento es rotunda porque las escenas de esta bacanal rezuman hilaridad: los clientes del prostíbulo probablemente son altos dignatarios de la corte y grandes sacerdotes. Y lucen panzas ajenas al canon estético de la época, donde abundaban esos trazos de morenos cuerpos fornidos y torsos esculpidos y desnudos que pueblan los templos, y sostienen falos erectos y desmesurados. Por sus gestos parecen hallarse extremadamente cansados, exhaustos como si se les hubiera pasado el tiempo de las correrías. Las meretrices, en cambio, guardan la línea y cuidan su vestuario. Están radiantes. Para más escarnio a la hombría de sus acompañantes, las mujeres aparecen de forma recurrente tomando la iniciativa”.

Serrano Delgado agrega que “las representaciones iconográficas y las figurillas revelan que hacían el amor como todo el mundo. Por delante y por detrás y en posiciones como la del misionero o la cópula a tergo (el hombre penetra a la mujer por su parte trasera, tanto por la vagina como por el ano). Una de las escenas más llamativas del pliego es precisamente la que muestra el coito anal de una mujer subida a un carro de guerra tirado por dos muchachas diminutas. El amante la penetra mientras su mano izquierda se aferra a sus cabellos y su derecha sostiene un tarro. Y cabría pensar que el frasco contendría algún tipo de ungüento que permitiría una mayor facilidad en la penetración anal”.

La historiadora Bettina Hughes, en un reportaje emitido por el canal History Channel, relató que cuando el papiro fue descubierto “se le describió como una imagen de monstruosa obscenidad. He visto mucho arte erótico antiguo en mi vida, pero para mí el papiro erótico de Turín es francamente asombroso, porque todo lo que puede ocurrir, realmente ocurre”.

El egiptólogo Paul Harrison detalló en el mismo canal que “el papiro fue descubierto en una aldea de trabajadores, por lo que es posible que los hombres lo compartieran unos con otros, así que puede haber sido una de las primeras revistas para hombres de la historia”. El arqueólogo Allan Maca corroboró lo anterior, asegurando que “en el antiguo Egipto, en algunas obras de arte, vemos el sexo mostrado en el nivel de los dioses, en espacios como templos, pero eso es más simbólico. Cuando hablamos del papiro de Turín nos encontramos con algo más cercano a la pornografía humana. Así que si no tenía usos religiosos, este papiro pudo haber tenido un uso puramente erótico, como una especie de revista pornográfica para hombres”.

El escritor histórico Andrew Gough concluye finalmente que “el papiro muestra 12 escenas picantes, es decir, hablamos de hombres mayores copulando con mujeres jóvenes, con sexo de todo tipo y eso de hecho es impactante. Este pergamino nos ha dado más información sobre los antiguos egipcios que cualquier otro descubrimiento que conozca. Con esta perspectiva, ahora sabemos que aún siendo tan espirituales, los egipcios eran seres humanos, tal como nosotros, y eso es realmente reconfortante”.

Recomiendo ver la fuente original para ver mas imágenes.


Fuente: Guioteca

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No dudes en dejar tu opinión. Siempre se puede aprender más y corregir errores gracias a quien lee este blog.